Proyecto Escher de Autodesk conecta varias impresoras 3D para mayor velocidad y complejidad

0
648
Autodek-Project-Escher
Autodek-Project-Escher

A pesar de sus ventajas de fabricación, la impresión 3D tiene algunas grandes desventajas. Una vez que se cambia la escala hasta el tamaño o la complejidad de la geometría de lo que se está trabajando, la velocidad se reduce drásticamente. Mientras que el hardware ciertamente tiene algo que ver con ella, esta pérdida de velocidad hace que el software parezca un cuello de botella para la impresión en 3D compleja. Afortunadamente, el pionero del diseño CAD, Autodesk, no se duerme en los laureles, sino que tambien está mirando hacia el futuro de la impresión 3D. A través de su proyecto Escher, ahora están trabajando para revolucionar el software de impresión 3D con una linea inteligente de impresión 3D que permite crear objetos grandes por medio de una linea de armado, creada por impresoras que colaboran entre si de manera muy eficiente. ¿Podría ser este el futuro de la impresión 3D a gran escala?

Por supuesto, a Autodesk no le es desconocido el hardware de auto-impresión 3D. Con su excelente impresora 3D, Ember, de código abierto, ya mostraron su dedicación a empujar la revolución de la impresión 3D. Pero el proyecto Escher está operando en un nivel completamente diferente. Como su nombre lo sugiere, ni siquiera se sabe dónde mirar con el proyecto de la impresora 3D, que es esencialmente varias máquinas trabajando al unísono. Pero lo curioso es que, lo intrascendente es el hardware. El lider principal del proyecto, Cory Bloome, reveló: “Para que quede claro, Autodesk no es la divulgación de una nueva impresora 3D. Proyecto Escher es tecnologia del software y del control que puede trabajar con una nueva generación de hardware de impresión 3D, “dijo.

Como explica Bloome, esencialmente ellos están tratando de encontrar una manera de superar los desafíos creados con respecto a la fabricación de piezas complejas o grandes. Al comienzo de la revolución de la impresión 3D, el nivel de las tipos se ha establecido. Se puede crear grandes y detallados objetos lentamente, o  se puede crear copias de menor tamaño en 3D muy rápidamente, pero sin ningún detalle. Es una disyuntiva comprensible, pero la tecnología verdaderamente no será ámpliamente adoptada como una opción de fabricación cuando se supere la disyuntiva. “En el fondo, la velocidad es importante,” dice Bloome.

Mientras que muchos fabricantes de impresoras 3D se centran exclusivamente en el lado hardware de la ecuación, Autodesk está tratando de encontrar una solución software a través del Proyecto Escher. Esencialmente, es una cadena de montaje que se rige por un centro inteligente que puede controlar un número teóricamente infinito de cabezales de impresión para crear impresiones individuales grandes. “Al distribuir de forma inteligente toolpaths entre múltiples máquinas colaboradoras, los sistemas habilitados por el Proyecto Escher pueden fabricar piezas más rápido que las impresoras 3D tradicionales”, los desarrolladores dicen de su experimento. “El Proyecto Escher es un sistema de procesamiento paralelo donde numerosas herramientas independientes colaboran para fabricar el diseño. Es más rápido, porque cualquiera sea el trabajo, hay más trabajadores en ese trabajo”.

Mientras la impresora 3D capaz de crear una hélice de una sola pieza es, obviamente, más llamativo, Escher es fundamentalmente una estrategia de software y de control que proporciona una nueva arquitectura de fabricación. Un sistema de coordinación de numerosas impresoras 3D “independientes” que efectivamente crean un único volumen de construcción de gran tamaño. El software esencialmente divide los trabajos de impresión y los envía a diferentes robots. Estos, a su vez, trabajan en colaboración en diferentes áreas de la misma parte – eliminando el “tamaño” como un obstáculo-. A diferencia del concepto de la impresora 3D Ember, Escher está obviamente dirigido hacia la tecnología de impresión 3D FDM.

Hasta el momento, el proyecto ha sido muy eficaz, y ha demostrado ser capaz de fabricar grandes trabajos de impresión con mucha mayor eficacia y rapidez. “Dependiendo de la configuración y la geometría de la pieza, puede ser muchas veces más rápido que los sistemas tradicionales que utilizan los robots sencillos,” nos dice Bloome. Es aún mas notable por el simple hecho de que se usa hardware existente – de otros fabricantes – en la nueva configuración. Incluso es casi infinitamente escalable: “Tanto el número y tamaño de los robots se pueden cambiar. Las impresoras pueden ser muy grandes o muy pequeños (desde bio-impresoras hasta impresoras de hormigón de construcción a gran escala)”, añade Bloome. “Se puede trabajar con diferentes tecnologías de extrusión y puede incorporar fácilmente nuevas tecnologías en desarrollo”. Esto también incluye cabezales portaherramientas con tecnologías muy distintas, tales como el corte por láser.

Es, en resumen, un sistema muy abierto y adaptable que puede convertirse en una solución muy accesible de impresión 3D para los usuarios finales con una necesidad de velocidad, o incluso para los fabricantes de impresoras 3D que buscan desarrollar la próxima generación de su modelo estrella. Como un modelo adaptable usando la tecnología existente, incluso podría ser una opción asequible. Aunque esta todavía en fase de desarrollo, los investigadores optimistas tras el proyecto Escher tienen la esperanza de poder realizar la versión comercial de su plataforma a principios del 2017 o 2018, siempre dependiendo de los socios que se unan a ellos. ¿Quién dice que la producción en masa de impresión 3D no es posible?

 

No hay comentarios

Dejar respuesta