Prótesis construida con impresora 3D ayuda a tocar el violín

1
606
violín protesis impresión 3D I3Drevista

El canadiense Adrian Anantawan nación sin la mano derecha. Cuando cumplió los nueve años y en un intento de ayudarlo a sentirse menos aislados de sus compañeros, los padres de Anantawan le sugirieron que aprendiera a tocar un instrumento musical así que decidió tocar el violín. La familia visitó el hospital Holland Blorveiw de rehabilitación para niños que se encuentra ubicado en Toronto que cuenta con un área de especialistas para adaptar las prótesis a las necesidades de los niños, esta área del hospital cuenta con ingenieros biomédicos que tienen la capacidad de producir manos personalizadas (espátulas) construidas con materiales como plástico, aluminio y que son sujetadas con ayuda de velcro.

Hoy 33 años después, Anantawan continúa usando la misma prótesis y él se ha convertido en un violinista reconocido mundialmente. Graduado en el prestigioso Instituto Philadelphia de música y además con un master en la universidad de Yale, regularmente realiza presentaciones con la Orquesta Sinfónica de Toronto.

Además de su prestigiosa carrera musical Anantawan invierte su tiempo para ayudar e inspirar a músicos jóvenes para sobreponerse a las discapacidades. Por medio de una beca de la universidad de Yale Anantawan ha creado un equipo de doctores y expertos en música que buscan y exploran los potenciales de varios tipos de prótesis desarrollados con software.

Por ejemplo el “Instrumento Musical Virtual” que es un dispositivo que funciona como el detector de movimiento que utilizan los videojuegos y que con movimientos de los gestos o del cuerpo puede producir sonido gracias a esta investigación el violinista Eric Wan fue capaz de tocar el Canon de Pachelbel durante el concierto de 2011 en la Orquesta de Cámara de Montreal, Eric Wan dirigió la interpretación con los movimientos de su cabeza.

Mientras tanto en EE.UU. otro violinista aspira a seguir los pasos de Anantawan gracias a la tecnología de las impresoras en 3D y a los esfuerzos del programa de tecnología e ingenería de la universidad Northern Illinois (NIU).

La jovencita Sarah Valentiner ha estado tocando el violín por dos años  en los cuáles descubrió que la férula que utilizaba para sostener el arco del violín no era lo suficientemente robusta y no le permitía el rango de movimiento adecuado para tocar de forma efectiva su violín.

Un día sus padres descubrieron e-Nable, que es una red mundial de voluntarios que diseñan de forma gratuita diseños y planos para impresoras de 3D para prótesis de manos.

Así que el estudiante Oluseun Taiwo y el profesor Federico Sciammarella fueron elegidos por la universidad para crear una prótesis plástica que fuera de nylon y muy ligera y que además fuera  diseñada para imprimir en 3D para Valenttiner.

Taiwo invirtió tres meses en el verano para trabajar con la joven violinista. “Buscábamos que fuera funcional, simple y de una gran apariencia visual en su diseño” mencionó Taiwo. Estuve trabajando por varias noches tratando de conseguirlo y creo que aún se puede mejorar, pero estoy orgulloso con lo que obtuvimos, agregó.

Obteniendo un rápido y honesta retro alimentación para resolver un problema es fácil al tener la ventaja de trabajar con el usuario de la prótesis.

Taiwo está comenzando a desarrollar su compañía de impresoras en 3D que permitan desarrollar prótesis a pequeña escala y en países en vías de desarrollo y al interior de EU.

“Deseo continuar trabajando en este proyecto que puede implicar un impacto positivo en la vida de las personas, imagino tener una compañía que pueda ayudar de la mejor manera de forma responsable y respetuosa” comentó Taiwo

La colaboración entre Taiwo y Valentiner ha sido muy provechosa ahora la violinista también desea estudiar una carrera de ingeniería para hacer de este mundo un mejor lugar.

1 Comentario

Dejar respuesta