Hombre salva la vista de su mujer con una impresión 3D de un tumor

0
1527

Michael Balzer es dueño de su propio negocio de diseño, escaneo e impresión 3D. Su mujer, Pamela Shavaun Scott, es quien por pedido de su marido accedió hace unos meses a realizarse una resonancia magnética, ya que luego de una operación para remover su tiroides, había comenzado a sentir dolores de cabeza.

Ese fue el momento en que se dieron cuenta de una masa en el interior de su cráneo, un tumor de tres centímetros justo detrás de su ojo izquierdo. Aunque estaba bastante preocupada, los médicos le dijeron entonces que esto era normal entre las mujeres y que mejor sería volver al año siguiente para un control.

Pero la pareja no estuvo de acuerdo. Ellos habían tenido la experiencia de la cirugía anterior, donde se habían enterado, luego de la operación, que ese mismo procedimiento lo podrían haber hecho de mejor forma, si tan solo hubieran viajado de su casa en California hasta el Centro para Cirugía robótica de cuello y cabeza en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. Allí los médicos realizan procedimientos delicados con un brazo robótico que minimiza los movimientos haciendo los cortes más pequeños y precisos.

Teniendo en cuenta esto, ellos decidieron enviar los resultados del análisis de la resonancia magnética a unos cuantos neurólogos del país. Casi todos ellos concordaron que Scott necesitaba una cirugía.

copy-of-3drender-axt1fspgr-1

A partir de ese momento Balzer solicitó los archivos DICOM, (el formato estándar para imágenes de datos médicos) para poder trabajar con ellos en su casa. ASi fue que este instructor técnico de la Fuerza Aérea e ingeniero de software decidió convertir la imagen 2D que tenía en una 3D. Al compilar las imágenes del cráneo de su mujer en 3D, la forma del tumor se hizo visible.

Balzer buscaba un modelo tangible del cráneo de Scott para que pudiera obtener una perspectiva sobre la ubicación y el tamaño del tumor, y pensar qué tipo de tratamiento a seguir. El proceso de eliminación estándar para un tumor como el de Scott, conocido como un meningioma, es una craneotomía, en el que el cráneo es abierto. Su tumor se encontraba bajo su cerebro, por lo que para eliminarlo, los médicos tendrían que levantar físicamente su cerebro. Esto es tan arriesgado como parece. Los nervios pueden ser desubicados, y los pacientes pueden perder su sentido del olfato, el gusto, o incluso a la vista. Pensando en su cirugía de tiroides, ella y Balzer se preguntaban si un procedimiento similar no invasivo podría ser posible.

screen-shot-2015-01-13-at-1-43-21-pm-copy

Balzer descargó un programa de software gratuito llamado InVesalius, desarrollado por un centro de investigación en Brasil para convertir datos de exploración MRI y CT a imágenes en 3D. Lo utilizó para crear un render con volumen en 3D a partir de imágenes DICOM de Scott, lo que le permitió mirar al tumor desde cualquier ángulo. Luego subió los archivos a Sketchfab y los compartió con los neurocirujanos de todo el país, con la esperanza de encontrar a alguien que estuviera dispuesto a probar un nuevo tipo de procedimiento. Tal como era de esperar, se encontró con el médico que estaba buscando en la UPMC, donde Scott había tenido su cirugía de tiroides. Un neurocirujano aceptó considerar una operación mínimamente invasiva en la que iba a acceder al tumor a través del párpado izquierdo de Scott y retirarla usando un micro taladro. Balzer había adaptado los renderizados de volumen para impresión en 3D y produjo varios modelos de tamaño completo de la sección frontal del cráneo de Scott en su MakerBot. Para ayudar al cirujano en su idea de micro perforación y la planificación del procedimiento, Balzer empacó uno de los modelos y lo envió a Pittsburgh.
Esta impresión 3D ayudó finalmente a los médicos a planificar una nueva cirugía, mínimamente invasiva para quitar el meningioma de su esposa.

Anterior Skull Section with tumor removed.
by slo 3D creators
on Sketchfab

Según Patton dice ha sido más emocionante trabajar con inventores y makers, antes que con expertos en el campo de la medicina. “Hay mucha gente que está entrenada para mantener la cabeza gacha y enfocada en la práctica de la medicina”, dice Patton, “y a veces no piensan acerca de por qué se hacen las cosas de cierta manera, o cómo podrían hacerlo de manera diferente.” Balzer es un buen ejemplo. El escaneado y la impresión 3D han hecho la atención médica de alta tecnología accesible para él, pero también le permitió influir en el progreso en el establecimiento médico. Esto, como dice Patton, es un modelo radical nuevo para la innovación médica.

Scott tuvo el tumor extirpado en UPMC en mayo de 2014 a través de una pequeña abertura por encima de su ojo izquierdo. El neurocirujano descubrió que el tumor estaba empezando a enredar sus nervios ópticos, y le dijo que si hubiera esperado seis meses, ella habría tenido una degradación de su vista posiblemente permanente. El procedimiento tomó ocho horas, y se eliminó el 95% del tumor. En tres semanas ya estaba de vuelta en el trabajo. Sus cicatrices, dice Balzer, son visibles sólo para ella.

screen-shot-2015-01-13-at-1-46-39-pm

Vía: http://makezine.com

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.