Brasileños crearon el primer trasplante facial diseñado en un smartphone e impreso 3D

0
494
cara trasplante impresión 3D i3dREVISTA

Un sobreviviente de cáncer, cuyo rostro fue desfigurado por un tumor que le dejó un hoyo en donde antes estaban su ojo, parte de su nariz y mejilla, se convirtió en la primera persona en recibir una prótesis facial impresa 3D creada por un smartphone. El método fue publicado en el Journal of OtolaryngologyHead & Neck Surgery en mayo del 2016, aunque recién ha recibido cobertura de la prensa mundial.

Las deformidades faciales resultantes de tumores, infecciones o anomalías congénitas reducen significativamente la calidad de vida de los pacientes que las sufren a nivel psicológico y fisiológico. Los trasplantes faciales son algunos de los tratamientos más sofisticados y caros, y ni siquiera ha pasado completamente la etapa de los experimentos.

Carlito Conceiçao, ciudadano brasileño de 54 años, vivió desde el 2008 con el referido hoyo y una incómoda prótesis que se le caía frecuentemente. La situación fue resultado de un carcinoma en el maxilar superior, una forma agresiva de cáncer en la parte superior de su boca que se expandió velozmente destruyendo tejidos faciales de gran parte de su rostro y ocasionando daños en su garganta. Una cirugía que le salvó la vida detuvo el esparcimiento antes de que el mal alcance su cerebro, pero al ser removido el tumor, el paciente perdió gran parte de su rostro. La prótesis no era la mejor solución —era antiestética, frágil e inestable, una situación que le llevó a un severo cuadro de depresión.

cara trasplante impresión 3D i3dREVISTA

En febrero, sin embargo, médicos de la Universidad Paulista (UNIP), de Sao Paulo, le ofrecieron un procedimiento innovador, en el que, usando un smartphone y mediante la técnica de la fotogrametría se lograría construir e imprimir una imagen en 3D de la parte faltante de su rostro. Al paciente se le instaló una prótesis de silicona, adjunta con imanes y tres tornillos de titanio debajo de sus cejas, muy fácil de retirar para ser aseada. La innovación transformó la vida del paciente incrementando su autoestima, según informa el Daily Mail, medio que consiguió entrevistarlo. “No podía trabajar y me aislé porque las personas me miraban; me sorprendió y lloré al ver que la nueva prótesis funcionaba”, expresó.

Quien hizo posible el tratamiento fue Rodrigo Salazar, experto en rehabilitación oral, quien trabajó en este método por dos años. Consciente de que en Brasil no poseen los equipos de avanzada para este tipo de cirugías, desarrolló un procedimiento alternativo y simplificado que captura la anatomía facial del paciente y genera modelos físicos, dándonos resultados equivalentes a las prótesis de vanguardia que hubiesen costado cientos de miles de dólares.

cara trasplante impresión 3D i3dREVISTA

Salazar usó una aplicación libre llamada Autodesk 123D Catch, que vuelve fotos en modelos 3D. Tomó 15 imágenes del área del trauma en una secuencia planeada en tres alturas distintas, usando el acelerómetro y el giroscopio que todo smartphone posee para guiar a la posición en 3D del operador durante la sesión fotográfica. Las fotos fueron cargadas y convertidas en un modelo virtual del rostro del paciente. Salazar proyectó con un efecto espejo el lado saludable de Conceiçao sobre su lado incompleto y esculpió digitalmente la prótesis que cubriría la parte vacía. Luego, se creó la prótesis con una impresora 3D de bajo coste, y finalmente, artistas voluntarios la retocaron añadiéndole colores, texturas y arrugas realistas para darle una apariencia más natural. La instalación de la prótesis duró dos horas.

Según los autores del trabajo, se trata de un procedimiento sólido de protesis craniofacial, con el que los beneficiarios podrán ir a la playa, bañarse o hacer ejercicios sin temor a que se les caiga la prótesis. Se estima que la misma duraría entre uno y tres años, al igual que cualquier otra substitución facial de silicona. Se trata, reza el trabajo, de una alternativa de alta calidad para centros de lugares que no tienen acceso a tecnología de última generación y altos costes.

No hay comentarios

Dejar respuesta